El voluntariado, la mejor cara de la sociedad

El Voluntariado es una manifestación de participación y una expresión de compromiso y solidaridad que representa todos aquellos valores e ideales que nos permiten conquistar un nuevo modelo de ciudadanía, más activa, más participativa, más responsable, comprometida, solidaria, con la que construir la mejor de las sociedades posibles.
Las entidades de acción voluntaria, que cuentan con una larga trayectoria histórica en Andalucía, han sido precursoras, desde diferentes tradiciones y orientaciones, de los valores de solidaridad, responsabilidad colectiva y progreso en los que se inspira el concepto de Estado de Bienestar. Actualmente, el voluntariado es un movimiento comprometido en defender los intereses de personas y grupos en situaciones más desfavorecidas y contribuir por una vía democrática a mejorar la calidad de vida de los demás.
En Andalucía contamos en la actualidad con más de 370.000 personas voluntarias que canalizan su acción a través de 4700 entidades.
Todo ello no pasa desapercibido a instituciones, entidades y Administraciones que debemos convertirnos en sus valedores, aliados y cómplices. Así se pone de manifiesto en la normativa aprobada al respecto por la Unión Europea, el Estado y las Comunidades Autónomas.
En este sentido, el Dictamen del Comité Económico y Social Europeo sobre «El Voluntariado, su papel en la sociedad europea y su impacto»(30-12-2006), lo deja claro: el Voluntariado tiene un valor incalculable para la sociedad. En España y Europa, millones de voluntarios se dedican, en su tiempo libre, a multitud de actividades que redundan en beneficio de terceras personas y del interés general. La labor que realizan las organizaciones de la sociedad civil, que se basan exclusivamente o en gran parte en los voluntarios, es objeto de reconocimiento creciente por parte de las empresas, los agentes públicos y, sobre todo, los propios ciudadanos.
La Ley del Voluntariado de Andalucía(Ley 7/2001), uno de los hitos destacados en materia de voluntariado en nuestra Comunidad, junto con la creación de la Agencia Andaluza del Voluntariado; se fija como objetivo principal, promover la libertad de los ciudadanos a expresar su compromiso voluntariado a través de los cauces y organizaciones que mejor satisfagan sus intereses y motivaciones. Con esta Ley, la Junta de Andalucía asume que el concurso de un movimiento voluntario independiente, autónomo y fuerte, es una necesidad para la mejora de la calidad de vida que los poderes públicos deben garantizar, reconociendo el ejemplo de solidaridad y civismo que su existencia brinda como un fenómeno social ampliamente extendido en Andalucía, desarrollado y adulto, imprescindible para construir una sociedad más participativa, humana y acogedora.
Todo ello explica y justifica la instauración del día 5 de Diciembre como Día Internacional del Voluntariado, al que dedica la ONCE su cupón y la reciente declaración del año 2011 como Año Europeo del Voluntariado.
El Voluntariado está inseparablemente unido a la participación en la sociedad y a una ciudadanía activa, que constituyen el núcleo de la democracia, tanto al nivel local como europeo. Los ciudadanos se comprometen en la vida social no sólo a través de la participación política, sino también solventando determinados problemas sociales. Es precisamente esta forma de ciudadanía activa la que genera en nuestras sociedades un fuerte sentimiento de pertenencia a ellas por parte de los ciudadanos. Por lo tanto, cabe entender el Voluntariado como uno de los mejores ejemplos de participación y, en consecuencia, como un componente esencial o incluso un requisito indispensable de la ciudadanía activa que merece el reconocimiento y agradecimiento del conjunto de la sociedad.
El Voluntariado es uno de los exponentes de esa cultura participativa, y conocer sus características, tendencias y oportunidades debe ocupar un papel central en la programación de medidas estratégicas de cara a fomentar la participación y el fortalecimiento del tejido asociativo.
Las personas voluntarias que llevan a cabo su labor se convierten, por tanto, en los mejores embajadores de esos anhelos y en la mejor cara de la sociedad. Su acción es impagable, primero porque no esperan recibir nada a cambio de lo que hacen y, segundo, porque sería imposible poner precio a todo ese despliegue de compromiso, solidaridad y humanidad. Tanto capital humano no puede pasar desapercibido. El anonimato no puede ser sinónimo de invisibilidad, sobre todo porque esa visibilidad del voluntariado es la que mejor puede contribuir a que este movimiento siga creciendo en cantidad y, sobre todo, en calidad.
En este sentido, la colaboración de la ONCE, dedicando el cupón del 5 de Diciembre al Voluntariado, nos permite alcanzar ese objetivo de que el conjunto de la sociedad conozca y reconozca la magnífica labor que desarrollan las personas voluntarias dentro y fuera de Andalucía.
Primer plano de Higinio Almagro con las banderas de Andalucía y España de fondo
Higinio Almagro Castro
Director General de la Agencia Andaluza del Voluntariado
Consejería de Gobernación
Junta de Andalucía