A los músicos les ha tocado el cupón

Hacer realidad los sueños es difícil pero no imposible. De ello puede dar fe a diario la Organización de Ciegos, nuestra querida ONCE, que en esta ocasión ha apostado, y fuerte, por la ilusión de un colectivo, el de las bandas de música procesional, del que forman parte miles de personas de todas las edades y condición con presencia en toda España.
El Consejo de Bandas de Música Procesional de Sevilla, que preside Julio Vera Cuder, se embarcó hace dos años en un proyecto pionero e ilusionante: el de organizar el I Congreso de Bandas de Música Procesional ‘Ciudad de Sevilla’.
Sabedores desde el principio que el camino no iba a ser fácil, les mantuvo en pie el interés por engrandecer la música procesional y ponerla en valor para que las generaciones venideras lo tuvieran más fácil. Los músicos de Sevilla pensaron entonces y siguen pensando ahora que las notas que se escuchan en Semana Santa, que las interpretaciones que nos llevan a soñar despiertos cuando se piensa en un tambor, una corneta, una tuba o una trompeta, merecen ocupar el sitio que por historia, compromiso y tradición le corresponde. Porque todo ello: historia, compromiso, tradición, entrega, esfuerzo y sacrificio, es lo que hacen el día a día de los bandas de música procesional donde chavales y jóvenes encuentran la posibilidad de cumplir el sueño de acompañar a sus pasos en Semana Santa y, casi sin darse cuenta, terminan accediendo a una formación musical que en no pocos casos le abre muchas otras puertas.
En las bandas, esos niños y jóvenes encuentran también la oportunidad de crecer en compañerismo, en solidaridad, en generosidad y, aunque no les falten la críticas de vecinos que se quejan de que perturban su descanso o de “expertos” que no aceptan una marcha procesional como pieza de un concierto, no desfallecen y ahora están empeñados en poner en valor lo que, quizás, comenzó siendo una afición y ha terminado siendo una pasión.
Además de ese empeño por dignificar la música procesional, el Congreso constará de una exposición, que se montará en el Casino donde las bandas y las empresas relacionadas con el sector, puedan dar conocer su legado, sus proyectos y sus artículos.
Sin embargo, nuestro empeño caería en saco roto si no contáramos en este Congreso con la sociedad a la que queremos transmitir nuestros anhelos. Por eso, en el mismo están programados alrededor de 300 conciertos que se ofrecerán en las plazas, espacios públicos y templos más emblemáticos de Sevilla que quedará convertida durante una semana en un inmenso escenario donde escuchar marchas procesionales.
El punto final a este Congreso lo pondrá un macro desfile donde alrededor de 200 bandas, civiles y militares, y no menos de 16.000 músicos, lograrán que parezca que la Semana Santa cae este año en diciembre.
La ONCE, que tanto sabe de ilusiones, de proyectos pioneros, de entusiasmo, de iniciativas rompedoras, de defender los sueños y por descontado de música, ha querido estar de forma activa en este Congreso regalando a las bandas de música y a sus componentes un cupón de esos que siempre toca. Así, el 30 de noviembre, las bandas de música procesional serán más que nunca los ojos de la ONCE que, a su vez, será el bastón de los músicos. El 30 de noviembre ha pasado ya a ser un día grande en la historia del Consejo de Bandas de Música Procesional de Sevilla porque ha recibido de la ONCE el mejor de los apoyos: un cupón que anunciará y conmemorará el I Congreso Nacional de Bandas de Música Procesional ‘Ciudad de Sevilla’.
En nombre de todos los músicos de España me atrevo a dar las gracias.
Primer plano de Juan Miguel Bazaga
Juan Miguel Bazaga Gómez
Presidente
I Congreso Nacional de Bandas de Música Profesional ‘Ciudad de Sevilla’