"Lo que este país necesita es que todos trabajemos dos o tres horas más todos los días"

Primer plano de Pedro Gómez, de espaldas a la fachada principal de la Catedral de Jaén Foto: Antonio de la Casa

Pedro Gómez Álvarez (Bailén, 1961), es, lo que se dice, un hombre de su tierra, un jienense de Bailén que ha entregado 24 años ya de su vida profesional, como economista, a La Caixa. Después de ocho años como director de zona en Jaén, inicia ahora una nueva etapa como responsable del área de Agricultura para Granada y Jaén dentro de la Entidad financiera. Es afiliado a la ONCE desde hace cinco años.

¿Cuándo y cómo descubrió su pasión por los números?
En el colegio, como casi todo el mundo. Cuando ves la asignatura y los profesores, unos te despiertan más ilusión que otros y a partir de ahí tomas una orientación profesional.
¿Matemáticas era su asignatura favorita?
Sí, pero también me ha gustado la literatura y he procurado disfrutar con todas ellas.
¿Era de los que jugaban a los mecanos de pequeño o prefería la pelota?
La pelota siempre. Desde que he tenido un poquito de uso de razón me he movido en cuanto a hobbie alrededor de la pelota.
¿Alguna vez dudó entre dedicarse al fútbol profesional en lugar de hacer Económicas?
Tuve una ocasión porque tuve un entrenador que me dijo que me llevaba a los Juveniles de Sevilla pero mi padre me puso en orden y me dijo que el futuro no estaba en el fútbol sino en una carrera.
¿Y se equivocó?
Yo creo que no. Viéndolo desde la perspectiva del tiempo creo que tuvo razón, como casi siempre tienen los padres.
Estudió los tres años de la diplomatura en Jaén y se licenció en Sevilla. ¿Qué recuerdo le queda de la etapa univesitaria?
Estupendo, por la gente que conocí y por cómo ocupé mi tiempo. Mi hobbie deportivo no lo dejé en ningún momento. En Sevilla estuve incluso en el equipo de la Facultad de Económicas y llegamos a ser campeones de España. Sevilla además fue una etapa importantísima porque allí encontré a la que hoy es mi mujer.
¿Tenía espíritu rebelde entonces? ¿Se manifestaba con frecuencia?
Yo he sido de los pacíficos. Lo que pasa es que la rebeldía la tenía interiormente. Aunque las formas eran pacíficas en el fondo tenía un punto de rebeldía que se reflejaba en la música que escuchaba o acudiendo a determinadas manifestaciones de protesta, pero dentro de un orden y un contexto de cierta disciplina y sin sacar los pies del plato.
¿Qué era lo que más le rebelaba?
La falta de libertad, la falta de poder manifestar las opiniones abiertamente, ciertas conductas que te obligaban a aceptar comportamientos desde el punto de vista político y sindical y el sometimiento cuando a una persona la encorsetan y la obligan a seguir una dirección sin alternativas.
Implicación, compromiso personal y afán de superación
Es usted lo que se dice ¿un experto en estrategias?
No sé, creo que no soy un experto en casi nada. Cuando empecé a trabajar traté de aprender lo que es la dirección de personas porque trabajaba en equipo y me preocupaba mucho esta cuestión. Y me he preocupado de formarme, de aprender de los que más sabían y de aquellos grupos y equipos que siempre te pueden transmitir conocimiento que has de aprovechar en el ejercicio de tu profesión.
¿Con tantas barreras como hay hoy, cuál es, a su juicio, la clave del éxito para triunfar en el mundo de la empresa?
No hay una sola, hay varias. Primero la implicación, el compromiso personal, el afán de superación, estar permanentemente al día, aprendiendo y trabajar mucho en equipo. Cualquier empresa sin un buen equipo y sin dar participación a toda su plantilla y sin darles vías de implicación y compromiso no se puede mantener en el mercado tan exigente como tenemos.
Después de pasar por una empresa de auditorías en Sevilla se incorporó al Grupo Financiero de La Caixa en 1985 donde ha sido practicamente todo. Comenzó como oficial administrativo, después jefe, luego director de Oficina y en los últimos ocho años director de zona en Jaén. Con la cantidad de cajas de ahorro andaluzas que había en los años 80 ¿cómo es que acabó en una caja catalana?
Pues muy sencillo. Terminé la carrera y comencé a buscar trabajo. Y en aquel momento coincidió que La Caixa estaba iniciando un plan de expansión como Grupo Financiero. Tuve la oportunidad a través de la Universidad de Granada, me llamaron para decirme que había unas pruebas, todo fue encadenado, me hicieron las pruebas y aquí estoy, después de 24 años.
“El localismo es una visión mental más que una realidad”
Los andaluces ¿somos buenos clientes de los catalanes, ¿no?
Los andaluces somos buenos en general. Y buenos clientes de los catalanes y de todas las empresas. Ser cliente de una empresa o no serlo depende de los productos y servicios que se ofrezcan y de la calidad, y si el cliente lo valora positivo lo termina comprando. El referente del localismo es una visión mental de algunos entornos y personas más que una realidad dentro del mundo económico.
La Caixa es la segunda caja de ahorros de Andalucía por número de oficinas y la tercera por volumen de recursos más inversión. ¿Usted la considera una caja andaluza?
Efectivamente, somos una caja andaluza. De hecho los más de 2.200 empleados que estamos, todos, o casi todos, somos andaluces. Todo el que ha querido venir a trabajar lo hemos acogido. Pero, cómo se ha ido construyendo la Entidad en Andalucía en el tiempo, ha sido con los andaluces. La inmensa mayoría son andaluces. La impronta que hemos dado a esta Entidad en Andalucía tiene mucho que ver con como somos nosotros, adaptándonos a la política global de la Entidad. Pero aquí hay una impronta muy importante nuestra, de los andaluces, de quienes somos nosotros.
¿Qué admira más de los catalanes?
Su sentido de la anticipación, de la innovación, de mirar hacia el exterior y aprender de lo que encuentran en todos los sitios. De hecho, hemos conseguido trabajar en Andalucía así porque se nos ha dado la posibilidad de hacer las cosas como nosotros las entendemos. La confianza empresarial de partida, yo siempre me he sentido muy a gusto en esta empresa, porque ha habido un nivel de confianza, de comunicación, de transmisión de la información muy clara y muy seria. Este es un referente de la manera de hacer en los negocios de los catalanes.
¿Cree que tienen una imagen cierta de lo que es hoy Andalucía, la Andalucía innovadora, del I+D, o todavía mantienen vivos los falsos estereotipos sobre la Comunidad Autónoma?
Los estereotipos siempre están ahí y algo queda cuando se habla de ellos. Pero estoy convencido que desde el punto de vista financiero las personas que estamos en La Caixa hemos dado una imagen y hemos transmitido una manera de hacer distinta a lo que tradicionalmente en esos estereotipos se ha barajado.
¿Ya habla catalán en la intimidad?
Ni en la intimidad ni en ningún sitio. No porque no quisiera, pero no me he ocupado expresamente de ello y no por falta de ganas.
Con ese curriculum ¿se ve trabajando en la Caja única andaluza, fuera de Jaén?
Profesionalmente estoy en el mercado y nunca se puede decir que no a una opción profesional. Todas las opciones están hay. No me puedo ni me quiero excluir de nada.
¿Cómo valora el proceso de fusiones que se ha iniciado en Andalucía? ¿Desembocará forzosamente en una Caja única más pronto que tarde?
Si, sin duda, en el medio plazo casi con toda seguridad. Siempre es bueno que haya entidades potentes y que sean fuertes porque aunque se pueda pensar a priori que el que haya muchas entidades da muchas más opciones, lo cierto es que las entidades tienen que ser fuertes porque en caso contrario pueden provocar riesgos del mercado y problemas sociales y económicos muy importantes. Hay que tener una visión de competencia y de futuro mucho más amplia del corto plazo o el entorno geográfico.
“La crisis la superaremos, sin duda”
¿Reconoce que la cultura de los megasueldos en la banca ha sido uno de los detonantes principales de esta crisis mundial?
Bueno, puede haber una parte de razón ahí. Pero en el caso del mercado español eso no ha sido exactamente así y, sin embargo, estamos inmersos en la crisis. Hay más factores que contemplar aquí.
¿Es usted optimista o pesimista con la salida de esta crisis? ¿Qué escenario prevé para 2010?
La crisis financiera la superaremos, sin duda ninguna. Porque los gobiernos y los países que dominan la economía mundial saben cuáles son sus deberes y qué hay que corregir y lo superaremos. Hasta llegar allí vamos a tener situaciones complejas de gestionar, incómodas y socialmente va a suponer tener situaciones que van a crear sacrificios muy importantes a muchos niveles.
Barack Obama ha denunciado que en este año no se han rectificado ninguno de los males que dieron origen a esta crisis financiera.
Algunos yo creo que sí que se han rectificado, por lo menos, somos más conscientes y por lo tanto nos ocuparemos muchísimo más y pondremos muchas más gente a trabajar y a actuar sobre el tema. Quizá en los grandes números no están los datos reflejados pero yo creo que sí hemos avanzado. Yo creo que es una alerta que Barack Obama da para que no nos relajemos y no empecemos a lanzar mensajes que puedan distorsionar la realidad que tenemos. Las cosas hay que llamarlas por su nombre. Muchas veces duele mucho, a lo mejor no es lo ideal desde el punto de vista político pero la realidad está ahí.
“El Cuponazo lo invertiría en crear una pequeña empresa y en Bolsa”

Dígame, de verdad, ¿en qué invertiría los nueve millones del Cuponazo, si le tocaran?
En crear una pequeña empresa o negocio, que no lo descarto porque desde el punto de vista empresarial me gustan ese tipo de retos. Me inclino más por hacer algun pinito empresarial.
¿No invertiría nada en Bolsa?
Hombre, la Bolsa es una opción de inversión. Si optase por el tema de rentas una parte importante del dinero del premio tendría que ir a Bolsa indudablemente. Con una visión no cortoplacista sino de medio y largo plazo. Si invierto en Bolsa no busco una rentabilidad en el corto tiempo, que quizá ese es uno de los males de la economía, el cortoplacismo; creer que uno con poco trabajo y poco esfuerzo puede ganar dinero rápidamente o conseguir grandes beneficios. La visión de la inversión desde esa perspectiva te puede causar más problemas que beneficios.
Más que cambiar el modelo productivo quizá lo que habría que cambiar sería la cultura del esfuerzo en este país, ¿no cree?
Seguramente sí. Atendiendo a palabras del presidente de La Caixa, lo que este país necesita es que todos trabajemos dos o tres horas más todos los días, y nos esforcemos más en ese sentido. Ahí es donde vamos a conseguir mejorar productividades y un mayor nivel de competitividad en el mercado que es absolutamente imprescindible hoy día en la economía en general.
Por cierto, su afición por el Barça viene condicionada por su vinculación laboral ¿o es mérito de Mesi, Iniesta y Xavi?
Es mérito de mis hermanos. Como son mayores que yo me fueron inculcando esa afición por el Barcelona. No tiene nada que ver ni con mi actividad laboral ni con los resultados del club que están teniendo en base a los jugadores que tiene. Esto me hace estar disfrutar más pero es el origen es fraternal.
Desde hace cinco años es afiliado a la ONCE por degeneración macular. La pérdida de visión ¿le está condicionando mucho la vida? ¿En qué medida ha contribuido la ONCE a superar esta nueva fase de su vida?
La situación evidentemente condiciona porque hay comportamientos que no puedes seguir teniendo. Pero allí tuve un acierto en no ser remiso a acudir a la ONCE y a sus profesionales. Quiero aprovechar para elogiar a las personas que aquí en Jaén me han atendido. No tendré palabras suficientes de agradecimiento a todos ellos, a la Dirección, a Isabel Revuelto, que me ha ayudado muchísimo física y mentalmente. Esa ayuda me ha servido para tirar hacia delante y mirar las cosas de otra manera pero con positivismo y con ilusión y, desde luego, no tirar la toalla, que es una regla de vida que me he propuesto darme.
L.G.