La ONCE entrega al Parlamento la Convención ONU de Personas con Discapacidad en braille

Un momento de la intervención de la presidenta del ParlamentoLa ONCE ha propuesto la creación de un grupo de trabajo en el seno de la Comisión de Igualdad y Bienestar Social del Parlamento de Andalucía que vele por el cumplimiento de la Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad en Andalucía. El delegado territorial de la ONCE, Patricio Cárceles, y el presidente del Consejo Territorial, Alberto Morillas, entregaron el pasado 22 de julio un ejemplar en braille del texto de la Convención, a la presidenta del Parlamento, Fuensanta Coves, dentro de los actos conmemorativos del 200 Aniversario del nacimiento de Louis Braille, inventor del sistema de lecto-escritura para ciegos.

Cárceles entregó la edición en braille de la Convención, que ya disponen los presidentes del Congreso y del Senado, a la presidenta de la Cámara autonómica junto a la presidenta del CERMI en Andalucía, María Ángeles Cózar, y representantes de la ONCE de las ocho provincias andaluzas y se felicitó por implicar al Parlamento en la proyección del braille como “un instrumento de integración social poderosísimo y como puerta indispensable de acceso a la educación y a la cultura para las personas ciegas”.
Un momento de la intervención del delegado territorial de la ONCE en Andalucía
La Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, ratificada por España en mayo de 2008, contiene 50 artículos que obligan a los países que se adhieren a modificar su legislación para abordar los derechos de este colectivo, el 10% de la población, de forma transversal en todas las políticas públicas. Más que crear nuevos derechos, la Convención prohíbe toda discriminación estableciendo mecanismos de control y vigilancia que aseguran el cumplimiento real y efectivo de cada uno de los derechos para que puedan ser ejercidos en igualdad de oportunidades por las personas con discapacidad.
Un Parlamento, a la vanguardia
Para velar por su cumplimiento en el ámbito de la Comunidad Autónoma, el delegado territorial de la ONCE en Andalucía ha sugerido a la presidenta del Parlamento la creación de un grupo de trabajo específico, en el seno de la Comisión de Igualdad y Bienestar Social. Patricio Cárceles planteó que este grupo de trabajo se abra a las organizaciones representativas del colectivo de personas con discapacidad y que sirva de cauce directo a sus inquietudes y aspiraciones ante la Cámara.
“Nuestro Parlamento, que debe ser un nexo de unión vivo y efectivo con la sociedad a la que representa, se situaría así a la vanguardia en la iniciativa a la hora de poner en valor este referente internacional de igualdad de primer orden que constituye esta Convención”, afirmó Cárceles, quien pidió a Fuensanta Coves que traslade esta iniciativa a los portavoces de los Grupos Parlamentarios para que valoren su tramitación.
La Asamblea General de Naciones Unidas aprobó un protocolo facultativo que permite que las personas y los grupos presenten sus reclamaciones ante el Comité de los Derechos de las Personas con Discapacidad, convirtiéndose así en un instrumento jurídico exigible a la hora de hacer valer de manera efectiva sus derechos. En este sentido, el delegado territorial de la ONCE cree que el Parlamento de Andalucía puede ser el espacio adecuado para ejercer la labor de seguimiento de la Convención y servir así tanto de vínculo mediador como de asesoramiento entre las demandas de las personas con discapacidad y el organismo internacional.
El presidente del Consejo Territorial de la ONCE leyendo en braille los artículos de la Convención
Al inicio del acto, el presidente del Consejo Territorial de la ONCE en Andalucía, Alberto Morillas, leyó en braille los artículos de la Convención que establecen el propósito del texto (“promover, proteger y asegurar el goce pleno y en condiciones de igualdad de todos los derechos humanos y libertades fundamentales por todas las personas con discapacidad, y promover el respeto de su dignidad inherente”), y el de sus principios generales.
Esta Convención constituye el primer tratado internacional del siglo XXI en cuyo proceso de negociación, el más rápido de la historia del derecho internacional, destaca el trabajo conjunto de los gobiernos y de la sociedad civil. “Poderes públicos y sociedad civil deben seguir pues unidos en su empeño por emprender ahora nuevas medidas de acción positiva y políticas de no discriminación, en las esferas públicas, pero también en las privadas, tal y como prevé la Convención”, advirtió Cárceles. A su juicio, la principal contribución de este tratado reside en abordar a la discapacidad como una cuestión de derechos humanos de una manera globalizadora. El delegado de la ONCE concluyó su intervención pidiendo “liderazgo, determinación y ambición” para hacer valer esta conquista “histórica”, dijo.
“La ONCE engancha”
Por su parte, la presidenta del Parlamento de Andalucía dijo que “la ONCE y el CERMI enganchan a quienes las conocen porque la materia prima de su trabajo son las personas y el objetivo es la igualdad”. “Por eso es tan extraordinaria la recompensa por los esfuerzos que realizan”, subrayó. Fuensanta Coves, que recordó que uno de sus primeros actos como presidenta del Parlamento fue la entrega de los premios del Concurso Escolar de la ONCE, destacó que la Convención aumenta la visibilidad de las personas con discapacidad y les dota de una herramienta jurídica vinculante para hacer valer sus derechos.
Un momento de la intervención de la presidenta de la Cámara
Tras reiterar que el Parlamento de Andalucía apuesta por la integración “de todos”, Coves pidió a la ONCE que edite en braille y ponga a disposición de la Cámara también el nuevo texto del Estatuto de Autonomía para Andalucía. “El Parlamento, la ONCE y el CERMI seguiremos trabajando juntos –afirmó- para que las personas con discapacidad tengan ayudas y servicios de calidad, con garantía pública, para su desarrollo personal y social, como dice nuestro Estatuto”.
Fuenstanta Coves dijo que con el 200 anviersario de Louis Braille no solo la ONCE está de enhorabuena. “En ralidad, todos estamos de enhorabuena, porque hoy día son las personas con discapacidad quienes nos alumbran al resto –dijo-. No se trata sólo de la superación por el esfuerzo diario, sino del entusiasmo que se pone. De la alegría, que es un concepto que parece menor, como un adtivio no siempre esencial, tratándose de la sal de la vida”.
“El camino más rápido”
Por su parte, la presidenta del CERMI en Andalucía, María Ángeles Cózar, tuvo palabras de cariño hacia la ONCE y felicitó “a la querida entidad por su destacadísima contribución a favor de las personas con discapacidad”. A su juicio, es importante que los gobiernos de los países y las Comunidades Autónomas se adhieran al Tratado de Naciones Unidas y que emprendan “el camino más rápido posible en la ejecución de los derechos”.

Una imagen de la intervención de María Ángeles Cózar
Cózar, pidió también que el Parlamento recupere la Comisión de Discapacidad y abogó porque las personas con discapacidad y las organizaciones que les representan participen en el desarrollo de los derechos. En su opinión, el texto de la Convención es un documento “fundamental” para el colectivo y supone un salto cualitativo en la atención a quienes sufren una doble discriminación (mujeres con discapacidad), los niños y las personas con dependencia más grave.
Hasta la entrada en vigor de esta Convención, sólo 45 países de todo el mundo disponían de algún tipo de legislación para proteger al colectivo de las personas con discapacidad. Según datos de Naciones Unidas, en el mundo hay 650 millones de personas con discapacidad y el 90% de los niños con algún tipo de discapacidad tienen limitado el acceso a los colegios. El Banco Mundial, por su parte, estima que el 20% de los ciudadanos más pobres tienen algún tipo de discapacidad. En la Unión Europa, una de cada cuatro familias tiene algún miembro con discapacidad. La Organización Mundial de la Salud estima que existen alrededor de 161 millones de personas ciegas y deficientes visuales. El 75% de ellas por casusas que se hubieran podido evitar.
La presidenta del Parlamento conversa con el delegado territorial de la ONCE y el presidente del Consejo, junto a la presidenta del CERMI y el director de Coria del Río con su perro guía
La importancia del braille
La ONCE impulsa el uso del Braille en todos los ámbitos, con el fin de que las personas ciegas logren mayores cotas de autonomía personal. El etiquetado de productos farmacéuticos, de alimentación o de limpieza, la señalización de ascensores, la publicación de folletos de información, de catálogos de museos, aunque parecen pequeños pasos hacia la normalización, facilitan enormemente la vida de las personas ciegas.
El Braille, además de ser un sistema de lectoescritura imprescindible en la educación de los 7.500 niños y jóvenes españoles, es una de las puertas que les introduce en las nuevas tecnologías y la sociedad de la información. Por ello, a través de la Comisión Braille Española, la ONCE trabaja para adaptar este sistema de lectoescritura a las nuevas necesidades de la sociedad de la información, lo que les ha abierto múltiples posibilidades laborales, de educación o de ocio.
Imagen de los asistentes en el Salón de Protocolo del Parlamento andaluzUn ejemplo son las “líneas braille”, un teclado periférico que transforma en Braille la información contenida en la pantalla y que es clave para su utilización por personas ciegas y, muy especialmente, por personas sordociegas.
La ONCE pone a disposición de sus afiliados más de 57.000 títulos en braille y sonido, a los que ahora también pueden acceder a través de Internet en la página http://www.once.es/. Además, presta apoyo a los estudiantes para la impresión de apuntes y otros textos, de manera que más de una treintena de unidades periféricas imprimen en braille por toda España. En los procesos de edición e impresión se utilizan medios electrónicos e informáticos, escáneres, reconocedoras ópticas de caracteres, impresoras braille, etc.
España es líder mundial en producción de impresoras braille, a través del Centro de Investigación y Desarrollo de Aplicaciones Tiflotécnicas (CIDAT), que exporta impresoras para el uso de los ciegos de todo el mundo. Además, se donan unidades completas a compañeros ciegos que viven en países en desarrollo para que puedan contar con puntos de acceso a la información y el conocimiento.
Finalizado el acto la presidenta formó un círculo para conversar con la delegación de la ONCE