Nueve menores afiliados malagueños descubren cómo cocinar en el taller ‘… ¡a la cazuela!’

Todos los pequeños participantes muestran encantados sus diplomas al finalizar el curso
Profesores y técnicos de la Dirección Administrativa de la ONCE en Málaga han impartido un cursillo dirigido a niños afiliados, de entre 6 y 15 años, que se ha desarrollado todos los miércoles del mes de mayo durante dos horas, y en el que han participado nueve menores.
Nuria Rodríguez, Victoria Patricio y José Antonio España han sido los maestros de apoyo que han puesto en marcha el proyecto ‘Niños y niñas a la cazuela’. Conscientes de que la cocina es el lugar más utilizado en el hogar, el espacio en el que los miembros de la familia se reúnen con más frecuencia, han ideado un proyecto para ayudar a los afiliados más pequeños puedan convertirse en adultos seguros de sí mismos.

Los niños disfrutan admirando la tarta que acaban de realizar
La experiencia en el área de las habilidades de la vida diaria confirma que la gran mayoría de las personas con déficit visual grave manifiestas dificultades ante la práctica de la cocina a pesar de la importancia que tiene para todos la preparación de alimentos. “Se trata sin duda de algo esencial para conquistar la autonomía, un pilar básico que nos planteamos en la tarea educativa que desarrollamos con nuestros alumnos”, explican sus coordinadores.

Así, con el afán de que ganen confianza y autoestima idearon un proyecto para trabajarlo de forma compartida con la familia. De esta forma conseguían favorecer el diálogo, la participación y la ayuda mutua. De paso, promovían la participación tanto de los niños y de las niñas en las tareas del hogar, desterraban el papel de la mujer como única responsable de los trabajos en la cocina, conocían situaciones de riesgo en la cocina y, lo más importante, iniciaban a los menores en las habilidades básicas de la vida diaria.

En las sesiones de trabajo han aprendido a encender fuegos, cortar, abrir latas, botes y botellas, batir, pelar, distribuir los alimentos en las cacerolas o los platos, a trasvasar, a ubicar el menaje, han conocido cómo conservar y mantener los alimentos en buen estado o a recoger y reubicar todo el material empleado. La evaluación del taller ha sido altamente positiva por parte de niños, padres y profesores.

La ONCE, en la EXPOVAL

Por otra parte, la ONCE ha participado en la Muestra de Iniciativas y Productos Elaborados por Personas con Discapacidad, EXPOVAL, celebrada también en Málaga del 15 al 17 de mayo, con un stand informativo dedicado al Bicentenario de Luis Braille. Allí expuso una muestra de material tiflotécnico e instaló un circuito de calle con bastón y antifaz, en el que participaron grupos de escolares y todas las personas que lo solicitaron.

El alcalde de Málaga habla con el jefe del servicio sociales para afiliados de Málaga

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, la delegada de Igualdad y Bienestar Social de la Junta de Andalucía en Málaga, Amparo Bilbao, y el concejal de Accesibilidad Universal, Raúl López, visitaron el stand de la ONCE el día de la inauguración, guiados por el jefe del servicios sociales de la Dirección Administrativa, Ildefonso Morales. La EXPOVAL de este año recibió 2.000 visitas durante estos tres días y contó con 48 stands y la participación de 38 asociaciones y entidades sociales de la ciudad.

La Muestra, que ha cumplido ya su duodécima edición, es una apuesta por el desarrollo de productos y entornos de fácil acceso para el mayor número de personas posible, sin la necesidad de adaptarlos o rediseñarlos de una forma especial. El concepto de diseño universal tiene en cuenta la manera en que se vende el producto y la imagen del producto, para que éstos, además de ser accesibles, puedan captar a todo el rango de consumidores.

V Encuentro de Voluntariado

La ONCE de Málaga también ha participado en el V Encuentro de Voluntariado organizado por ADIS-Meridianos y la Plafaroma Andaluza del Voluntariado, una actividad que se realizó, el pasado 21 de mayo, en el centro de internamiento para menores ‘La Biznaga’ y que consistió en diversas acciones de concienciación hacia la discapacidad. Junto a la ONCE participaron diversas asociaciones representantivas del ámbito de la discapacidad en la provincia. En concreto la Dirección Administrativa de Málaga puso en marcha un circuito de movilidad, que tuvo una gran aceptación por parte del público, en el que los participantes pudieron sensibilizarse sobre las dificultades de movilidad de las personas ciegas y deficientes visuales.
Un usuario con antifaz y bastón prueba a realizar el circuito de movilidad montado por la ONCE