Noticias de: enero 2009

‘Fundamentos de Fútbol-Sala para Ciegos’, un manual con acento andaluz para romper barreras

Un momento de la presentación del libro con una pantalla al fondo que visualiza imágenes de fútbol-sala

La Dirección Administrativa de Málaga fue escenario, el pasado 29 de enero, de la presentación del libro ‘Fundamentos de Fútbol-Sala para Ciegos’, del malagueño José Francisco Urbano Martos, técnico de la Selección Española de Fútbol-Sala Categoría B1, que escribe esta obra junto a Víctor López y Mario Jiménez, entrenadores en Alicante.
Se trata de un manual que profundiza por primera vez en el conocimiento del Fútbol Sala para ciegos, considerado como uno de los deportes de mayor atractivo para las personas ciegas y deficientes visuales, y que recoge los principios básicos de esta especialidad con la ilusión de contribuir al auge de esta disciplina en los cinco continentes.

Primer plano sonriente de JOsé Francisco Urbano con su libroJosé Francisco Urbano, técnico de la Fundación Deportiva del Ayuntamiento de Málaga, comenzó en 1998 como segundo entrenador del equipo de Fútbol Sala de Málaga y es primer entrenador de la selección española de Fútbol Sala con quien ha cosechado una carrera de éxitos continuados; bronce en los Paralímpicos de Atenas, cinco veces campeón de Europa y subcampeón del mundo.

Después de diez años al frente del equipo malagueño inicia ahora una etapa más centrada en la selección española. “Málaga se encuentra en un momento de estabilidad y con las nuevas incorporaciones la plantilla está muy completa y muy madura, son un equipo de gran nivel”, dice.
Durante todos estos años, motivado por la ausencia total de biografía sobre el Fútbol Sala, ha dedicado buena parte de su tiempo libre a recopilar documentación y a investigar nuevas fuentes, sobre todo a través de la UEFA, para trabajar en el libro que ahora ha visto la luz. De la mano de los otros dos entrenadores alicantinos, Urbano ha conseguido un manual práctico y útil para jugadores y entrenadores pero, también, para la sociedad en su conjunto, con la esperanza de contribuir a superar barreras en torno al deporte para ciegos. “Queremos que se difunda más el deporte y que se dé más rigor a los conocimientos que ya tenemos”, explica.
Sensación de plena libertad
El libro tiene un fuerte componente andaluz. Uno de los jugadores de Fútbol Sala de la selección española, Marcelo Rosado, jefe de Servicios Sociales en la Dirección de la ONCE en Almería, escribe parte de la introducción. “Cuando juego al fútbol –relata-, percibo sensaciones imposibles de vivir en mi día a día. Los obstáculos, temores, inseguridad y la sensación de pertenecer a una minoría para la que no está hecha el entorno que me rodea, se sustituyen por una percepción de plena libertad en donde los obstáculos son ahora retos, los temores pasan a ser posibilidades, la inseguridad se torna en confianza, y el entorno es el mismo para todos, lo que me permite poder disfrutar como cualquier otra persona de lo que más me apasiona: el deporte y la competición”.
Otro malagueño, aunque residente en Huesca, el periodista Sergio Grau, jugador también de Fútbol Sala B1, escribe el prólogo. Y otro más, José López, profesor de historia en un instituto de Cataluña, escribe el capítulo dedicado a la historia del fútbol sala en los distintos Centros de Recursos Educativos de la ONCE.
En la presentación del libro intervinieron el jefe del Servicio para Afiliados de la ONCE en Málaga, Ildefonso Morales, que entregó una placa conmemorativa a Urbano, el coordinador de Deportes de Málaga, Salvador González, y el responsable de la Fundación Deportiva del Ayuntamiento de Málaga, José Bueno. ‘Fundamentos del Fútbol Sala para Ciegos’ está editado por la editorial deportiva Wanceulen y puede adquirirse a través de su página web (http://www.wanceulen.com/) tanto en papel como en formato digital accesible.
El autor del libro junto al coordinador deportivo de la ONCE en Málaga
Leer más

"No soporto la hipocresía"

Manuel Domínguez, sentado en el banco de un parque
Manuel Domínguez (San Fernando, Cádiz, 1968), es afiliado y vendedor de la ONCE desde 1997. Ganador del Premio Tiflos 2007, ha encontrado en la literatura un cauce para desahogar una visión crítica y hasta amarga, de la vida. Se rebela contra la hipocresía de la sociedad y sueña con poner en marcha un proyecto para que cualquier persona que quiera pueda dejar escritas sus memorias.
La vida ¿es un drama o una comedia?
La vida es un drama.
Un drama digno de ser escrito.
Sí, totalmente.
Esa perspectiva, ¿significa una visión pesimista de la vida?
No, no, no, para nada. Para mi es una visión realista. Es una tragicomedia realmente.
Que intenta sortear ¿cómo?
Con paciencia y resignación.
Lo dice porque ¿ha sufrido más que disfrutado?
La verdad es que sí, bastante más. De vez en cuando hay algún ápice de cambio pero ¡qué va!Te das cuenta que la vida es una apisonadora y te sube por encima y te arrolla.
Con esa visión tan crítica de la vida, ¿ha encontrado en la literatura una vía de escape?
Obviamente es una vía de escape, es el desahogo. Una forma de poder conocer tu pensamiento. Es una válvula de escape, para que vamos a adornarlo.
¿Qué leía de pequeño?
Empecé leyendo ‘El colmillo blanco’, nos lo obligaron a leer y me gustó mucho. El segundo fue ‘El Padrino’.
De esas primeras lecturas nació su vocación.
No, la verdad es que leyendo no comenzó mi vocación. Empecé a escribir mis cositas porque teníamos un profesor de EGB que nos empezó a hablar de la métrica y la poesía. Se me daba bien y comencé por la poesía. Otra profesora fue un gran apoyo, vio en mí algo y me insistía mucho en que siguiera escribiendo y cuando acabamos las clases se quedaba conmigo, me orientaba, me aconsejaba.
“Todos deberíamos escribir nuestras Memorias”

Hasta ahora sólo ha escrito relatos cortos, ¿no?

Bueno, he escrito relatos cortos, he participado en concursos de poesía, de microtelatos, he escrito para el mundo del Carnaval aquí en Cádiz, ahora estoy embarcado en un proyecto de novela que nunca termina de ver la luz. De hecho tengo un proyecto en mente pero no sé como darle salida, es una idea más poética que mercantilista.

¿De qué se trata?
Existen biografías de celebridades que escribe gente de prestigio. Pero yo soy de la opinión que cada persona tiene una historia. Igual de valiosa es la vida de Napoleón o del Rey de España que la de usted o la mía. Cada uno tiene sus pensamientos y sus circunstancias. A mí me gustaría poder crear un proyecto, una empresa, una editorial, que se dedicara a escribir esas pequeñas historias. Hay mucha gente que no tiene esos conocimientos pero le gustaría dejarle a sus hijos sus memorias y su biografía para que sus hijos y sus nietos sepan su trayectoria. Todo documentado con fechas, fotos, citas. Esa es la idea, crear esto para las personas que quieran dejar ese legado y que no tengan la facultad de poder hacerlo.
Cree que todos deberíamos dejar escritas nuestras memorias.
Pienso que sí, que todos deberíamos escribir nuestras memorias. Aunque esta idea es más poética que mercantilista, porque el trabajo que costaría realizar individualmente esto es inmenso.
¿Le gustan los finales cerrados o prefiere dejar al lector la expectativa más abierta?
Me gustan los finales abiertos y sobre todo sorprender en los finales, darle un giro de tuerca a la historia y sorprender.
¿Cuál es su principal fuente de inspiración?
La vida misma, las experiencias personales. Siempre hay algo real en mis relatos. De hecho los personajes normalmente utilizo nombres de personas que existen en la realidad.
“A veces tengo que pelear con mis textos”

La violencia y la crispación están latentes en los finales de sus relatos. No son textos dulces de leer. ¿Tiene eso algo que ver con esa visión tan amarga de la vida a la que aludía antes?

Pues no lo sé porque yo soy una persona muy pacífica en principio. Muy dialogante, muy liberal en talante de respetar todas las opciones y las opiniones de los demás. No soy persona de imponer mis criterios. Tampoco soy persona que me deje influir por los demás. Pero dentro de eso, me considero una persona liberal. No sé cuál es el motivo de eso, quizá por la visión que tengo de la vida, porque realmente es todo una pantomima. Todo es la sonrisa de “Hola ¿qué tal estás?” y cuando te das la vuelta es mejor esconderse.

Es usted dueño de sus textos o, a partir de un momento dado de su creación, los propios textos son los que le dominan.
Hay veces que tengo que pelear con ellos. A veces que me pueden ellos a mí, y soy yo el que a veces me doy cuenta de que eso está ocurriendo y otras veces una vez que está escrito tengo que tener cuidado. Y ya una vez que está escrito, y le doy el visto bueno, salvo una coma, un punto, la trama es la que es, ya no lo cambio.
Perdone que insista, pero es que me sorprende su visión amarga de la vida, viniendo precisamente de Cádiz, con ese alma tan carnavalesca, con ese sentido de la vida tan vitalista y positivo, que forma parte de su identidad y de su cultura.
Es que verá, yo he estado metido en todos los fregaos, en todos los berenjenales. He sido capillita 100%, he sido cofundador de una hermandad en San Fernando; he estado durante ocho años en comunidades catecumenales, movimientos dentro de la Iglesia católica; luego, dentro del mundo del Carnaval estuve otros tantos, con premios; luego, llegaba la época de la Feria, iba con mi cofradía, con mi peña, montaba mi caseta de feria; durante diez años he sido cargador de Semana Santa. Yo en todos los fregaos; “¡Ay va Manolo pa’lante!”. Y a día de hoy, ni soy cargador, ni voy a ver la hermandad de la que soy cofundador que está a 100 metros de donde vivo, ni voy a bailar a la Feria y el carnaval de la calle no me gusta, me gusta el del teatro y si lo veo por televisión tampoco me molesto en ir al teatro.
¿Y por qué ese cambio?
Por la hipocresía que se mueve en todos los ámbitos. Yo el golpe de pecho del cofrade lo aborrezco. Ese “Yo, yo, yo”. “Cristo, yo y Dios y Dios”, y luego se dan la vuelta y te la dan, no lo soporto. La hipocresía es algo que no soporto. El mundo religioso en sí es una hipocresía. Voy a misa pero no soy capaz de dar una caridad a la persona que está en la puerta. En el mundo del Carnaval pasa lo mismo, tú cantas, tú haces reír y mientras estás en el escenario eres el número uno, en el momento en que te bajas todos son fallos. Hay una hipocresía y una serie de intereses creados que no me van, es que no lo soporto. Para hacer algo incongruente que me obliga a poner una cara que no es la mía lo abandono. En el tema de la feria y los festejos es igual. Yo soy una persona muy leal, ahora si me la juegas, me la pagas. A mí se me nota en la cara enseguida. No valgo para fingir. Por ese motivo tengo a gente que me quiere mucho y gente que no me resiste. Imagino que todos andamos un poco así. Ese quizá es mi pecado, que soy muy leal con mis amigos y muy rencoroso con mis enemigos.
“Los vendedores somos confidentes”

Toda su trayectoria profesional ha tenido que ver más con la técnica que con las letras. Se formó en automoción, ha sido montador de estructuras de aeronaves y ahora se adentra en el mundo de la literaratura. La deficiencia visual ¿le ha abierto los ojos?

No, no. Ahora casi ya no puedo leer, se me juntan todas las letras, me tengo que acercar mucho a la pantalla para manejarme con los textos. Pero la deficiencia visual no ha influido para nada a la hora de escribir. Mis padres pensaban que iba a suponer un trauma ser minusválido. No es ningún tipo de orgullo, simplemente es una circunstancia, lo mismo que he vendido colonia hoy vendo cupones.

Y como vendedor de la ONCE ¿encuentra muchas historias que llevar al papel?
Muchísimas. Si tienes ocasión de hablar con vendedores, que imagino que sí, cada uno te podrá llenar miles y miles de decenas de folios porque somos como un pequeño confesionario. El vendedor se convierte en la esquina en un confesor del vecino, es un observador mudo y ciego de la vida cotidiana del entorno. Y tengo clientes que han venido solteros, que los he conocido casados, que han venido con sus hijos… Te enteras de todo, desde el que se tiene que operar de fimosis hasta la niña que se ha quedado embarazada, el abuelo que le ha dado un achuchón. Somos confidentes. Ten en cuenta que hay mucha gente aburrida en su casa.
L.G.
Leer más

Alumnos andaluces e ingleses participarán por primera vez en un intercambio en Londres

Imagen del Big Ben y el Parlamento
Alumnos andaluces e ingleses participarán por primera vez este año en un intercambio cultural en Sevilla y Londres. El Centro de Recursos Educativos de la ONCE en Sevilla ha convocado doce plazas para un intercambio dirigido a alumnos que estén cursando estudios de 3º o 4º de Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato o Ciclos Formativos de Grado medio con edades comprendidas entre los 14 y los 17 años.
Conscientes de la importancia que tiene el contacto directo con estudiantes de habla inglesa en la mejora del conocimiento del idioma inglés, el Centro de Recursos Educativos ha puesto en marcha un marco de colaboración con el Royal National Institute for the Blind (RNIB) -la organización del Reino Unido dedicada a la atención de personas con discapacidad visual-, para organizar este intercambio cultural en el que participarán tanto estudiantes del Reino Unido como del ámbito de intervención del CRE, alumnos de Andalucía, Extremadura, Ceuta y Melilla.
Los estudiantes seleccionados por ambos centros permanecerán en el CRE desde el 13 al 19 de abril, realizando diversas actividades, entre las que se incluyen: clases de lengua (inglesa o castellana, según corresponda), excursiones y visitas culturales. Posteriormente, del 25 al 31 de julio, el mismo grupo de estudiantes realizará actividades similares en el RNIB College Loughborough del Reino Unido (http://www.rnibcollege.ac.uk). En ambos casos, los estudiantes estarán acompañados por personal, tanto del RNIB como del centro andaluz.
Vísperas del 28-F
Por otra parte, la sede del Centro de Recursos Educativos de la ONCE en Sevilla acogerá, los días 21 y 22 de febrero, las terceras Jornadas de Orientación Académico Profesional, dirigidas a los alumnos que estén cursando 4º ESO, 2º Bachillerato y último curso de ciclo formativo de grado medio o superior, de Andalucía y Extremadura. Durante estos dos días se realizarán trabajos en grupo y exposiciones sobre cuestiones de interés para orientación académico-laboral.

Imagen de la bandera andaluzaYa del 23 al 26, el CRE celebrará su tradicional Semana Andaluza, con motivo de la celebración del 28 de Febrero, Día de Andalucía. A lo largo de esa semana se llevarán a cabo actividades relacionadas con Andalucía, su cultura y su costumbres. En esta ocasión, los responsables del centro educativo plantearán a sus alumnos actividades relacionadas con los juegos tradicionales en la Comunidad Autónoma; un trabajo de investigación por parte de los alumnos sobre los juegos a los que jugaban sus mayores, posibles adaptaciones y escenificación de los mismos. Y también, fieles a la tradición, los responsables de la cocina del CRE sorprenderán con sus menús andaluces durante toda la semana.

Leer más

Las agrupaciones de Orozú y Homero participarán en mayo en la XII Muestra Estatal de Teatro

La ONCE celebrará este año la XII Muestra Estatal de Agrupaciones Escénicas. Será del 5 al 9 de mayo en Cádiz y contará, entre otras agrupaciones, con la participación de los gaditanos de Orozú, que inaugurarán la muestra, y los sevillanos de Homero.

Dos actores de Orozú en plena interpretación
En esta edición participan grupos de las Delegaciones Territoriales de Andalucía, Asturias, Baleares, Canarias, Extremadura y Comunidad Valenciana además de las Direcciones Administrativas de Cádiz y Cartagena.

La agrupación gaditana de Orozú llevará hasta Alicante su obra ‘La ciudad de los errores’, una divertida comedia adaptada de la obra de William Shakespeare, ‘La comedia de las equivocaciones’, con adaptación de Belén Pérez. La obra se ha estrenado recientemente y se encuentra en período de crecimiento artístico, según reconoce el jefe del Departamento de Servicios Sociales para Afiliados de Cádiz, Jesús Espiñeira.
Otro momento de la interpretación de los actores de Orozú
La primera prueba llegará el 6 de febrero, cuando la representen en el auditorio Felipe Benítez de Rota y, después, los días 17 y 18, en la sala Central Lechera de Cádiz. En marzo, Orozú representará su obra en los escenarios de Conil, Chiclana y Benalup. Equívocos, peripecias y amores pondrán a prueba el descubrimiento de las verdaderas identidades de los protagonistas con garantías de diversión para todos los públicos.
‘La ciudad de los errores’ será la obra que inaugurará oficialmente la Muestra estatal en el aula de Cultura de la CAM, en Alicante, el 5 de mayo y el día 7 volverán a representarla en el teatro-circo de Orihuela.

Un momento de la interpretación de Verano del MembrilloPor su parte, la agrupación de la Delegación Territorial de Andalucía llevará a la Muestra Estatal su obra ‘Verano del membrillo’, de Isabel Martín Salinas, que ya estrenó con éxito en el salón de actos de la Territorial el pasado 10 de diciembre. La obra encarna el sentido tragicómico de la vida y sintetiza la fugacidad de la vida y la felicidad, lo implacable del tiempo y lo efímero del amor, según la directora de la agrupación Lola Mendoza. En Sevilla cosechó un gran aplauso por parte del público así que es fácil prever el éxito que también acompañará a los sevillanos de Homero en Alicante. Realizarán una única representación el 7 de mayo en el teatro Principal de Alcoy.

Leer más

Fernando Torres prepara su primera novela, una sátira sobre la actividad política y la modernidad

Fernando Torres recibe el premio de manos de la consejera de Cultura de Castilla y León

Fernando Torres es afiliado a la ONCE desde 1998. Natural de Jódar, donde reside, es licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Granada, ha sido profesor de Dibujo de Bachillerato en Ciudad Real y Puente Genil y ha realizado exposiciones en distintas salas españolas, entre ellas el Museo Tiflologico de la ONCE, en Madrid. Volcado ahora en la creación plástica y literaria desde su estudio jienense, Torres quedó finalista de la octava edición de los Premios Fray Luis de León de Creación Literaria que convoca la Consejería de Cultura de la Junta de Castilla La Mancha en las categorías de narrativa, poesía, teatro y ensayo. Los premios fueron entregados el pasado mes de diciembre en Valladolid.
En esta ocasión se presentaron 547 obras en las cuatro modalidades. Torres quedó finalista en la categoría de ensayo, que ganó el que fuera rector de la Universidad de Salamanca, José Ramón Alonso. Su trabajo, ‘Hacia la madurez de la modernidad’, es una reflexión crítica y atrevida según sus propias palabras sobre la idea del avance en el mundo del arte mediante la ruptura sistemática con la tradición. “Se trata –afirma- de reflexiones personales sobre el arte y la cultura de nuestro tiempo. Y sobre lo mucho que todavía nos queda por aprender y por madurar”.

Primer plano de Fernando TorresA su juicio, vivimos instalados en una cultura un tanto devaluada por intereses mercantiles que hacen que determinadas intenciones se queden en el camino para que puedan llegar a la gente. “No se trata de que seamos más o menos modernos, sino que la modernidad en su conjunto se caracteriza por una pobreza de significados, de contenido en definitiva”, dice.

La creación y la pérdida de libertad
Torres habla en su ensayo, sin tapujos, sobre la canalización de la cultura, sobre los males que le acechan, planteando, quizá, más preguntas que respuestas. “El dinero lo corrompe todo –explica-. Quizá es culpa de la sociedad consumista en la que estamos inmersos. Eso condiciona la creatividad de los artistas, siempre ha estado condicionada y seguirá estando condicionada. En el pasado por la Inquisición y la imposición de la Iglesia. Ahora los artistas sucumben a las modas y los convencionalismos. Al final tienes que vivir de la creación y vivir de la creación supone pérdida de libertad, amoldarte a lo que la gente quiere de ti”.
Tras el reconocimiento del gobierno de Castilla y León, Fernando admite con tranquilidad que no se siente profeta en su tierra. “No, no, no voy a ser la excpeción. No soy profeta en mi pueblo, no lo voy a ser en Jaén o en ningún sitio”, aunque reconoce que el premio puede ser un punto de inflexión en su trayectoria.
Lo siguiente, ahora, pasa por la preparación de una novela de ficción. “El gusanillo de escribir siempre está ahí”, admite sin querer profundizar más. La trama comienza a tomar cuerpo. Se trataría de otra visión crítica de la modernidad, pero, en esta ocasión, a través de una sátira de la actividad política en general. Un proyecto de futuro que planea a la par que su próxima exposición, una recopilación de doce cuadros sobre las cuatro estaciones que podría verse, si se resuelven los problemas de espacio, este año en Granada.
Leer más

Una niña ciega en clase

Aproximadamente a mediados de marzo del año 2004, cuando era tutor de un grupo de 2º de Primaria llega al colegio una niña ciega y argelina (Fatiha) que empezó a formar parte de mi grupo de alumnos.
En ese momento parece que no vas a ser capaz de llevar a cabo tu labor de maestro y enseñar a Fatiha lo mismo que a los demás, pero poco a poco te vas dando cuenta de que sí, unas veces te equivocas pero esas equivocaciones te van sirviendo para enriquecerte y para aprender a enfrentarte a otras nuevas situaciones.
Han sido 5 años (ya que he sido tutor del mismo grupo hasta 6º de Primaria) ricos e intensos en experiencias tanto para mí, como para Fatiha, como para el resto de sus compañeros. Al principio a todos nos resultaba difícil enfrentarnos a esta nueva situación, con una compañera ciega en clase, con una máquina que hacía “mucho ruido”, la Perkins (el silencio en una clase con niños/as ciegos no existe) y en algunos momentos otra maestra (profesional de la ONCE) invadiendo nuestro espacio, nuestra clase.
Ni que decir tiene que los alumnos/as la aceptaron perfectamente, al principio, no sabían cómo tratarla, pasaron de pensar que era de “cristal” y en cualquier momento se rompería, a poco a poco jugar con ella, correr en el patio e incluso discutir con ella por cualquier tontería, como hacen entre ellos habitualmente.
En clase los alumnos estaban sentados por parejas, Fatiha estaba en primera fila con su compañero, ella ocupaba dos mesas (una para la Perkins y otra para sus materiales en braille), estaba atenta en todo momento a todas las explicaciones (utilizando el resto de sus sentidos) y su compañero de mesa le ayudaba si ella necesitaba alguna ayuda, que no era lo habitual, ya que se trata de una niña muy despierta e inteligente, con grandes inquietudes y con muchas ganas de aprender.
Las explicaciones por mi parte tenían que ser muy descriptivas para que ella casi lo estuviese “viendo”. Siempre que fuese posible tenía que tocar objetos o materiales para que se hiciese una representación mental. La corrección de las actividades en la pizarra además de escrita para el resto de los alumnos se tenía que ir describiendo oralmente para que ella corrigiese su cuaderno. En otras ocasiones, como los demás alumnos, venía a mi mesa y me leía la respuesta de las actividades para que yo se las corrigiera individualmente.
Durante el recreo, cada día dos compañeros/as distintos jugaban y se divertían con ella, esos alumnos eran los encargados, ese día, de repartir los libros, cuadernos, ser los primeros en salir….
También tuve suerte con los padres de los alumnos, aunque al principio, algunos tuvieron miedo de que al llegar una niña ciega y no española a clase el nivel y el ritmo de la clase se vería afectado y bajase por tener que ir más despacio. Más tarde se dieron cuenta de que no era así para nada, al contrario, que sus hijos/as se enriquecían con ella y se volvían más solidarios.
En cuanto a la preparación de las actividades, éstas siempre deben de estar bien programadas con antelación, ya que con Fatiha el margen para la improvisación era muy pequeño. La ONCE enviaba una maestra durante tres horas tres días a la semana, que se encargaba de transcribir tanto a tinta como a braille todas las fichas de los alumnos, pruebas escritas, etc. para que Fatiha los hiciera y luego yo pudiera corregirlas. Ésta profesional se sentaba al lado de ella y le ayudaba en todo momento a resolver las dudas que le surgiesen debido a su discapacidad.
Ni que decir tiene que tanto yo como mis alumnos nos tuvimos que acostumbrar a que otro adulto estuviese en nuestra clase, pero tampoco esto fue un obstáculo ya que poco a poco nos fuimos acostumbrando y a que a lo largo de los cinco cursos fueron dos profesionales muy competentes y muy trabajadoras (desde aquí agradezco su labor, entrega y ayuda a Rafi y Rocío, las dos maestras de la ONCE).
Todos los alumnos nos dan satisfacciones a lo largo del curso, de ver cómo avanzan, aprenden y sienten cariño por ti, pero quizás éstas se engrandezcan cuando al final del curso Fatiha me escribió una carta (por supuesto en braille) comentándome lo contenta que había estado durante los cursos, lo que había aprendido y el cariño que nos tenía tanto a mí como a sus compañeros.
Esta es mi experiencia con Fatiha, una niña ciega en clase, en la que al principio pensé que esta aventura era imposible, que no podría llegar a ella con la misma facilidad que a los demás alumnos/as, pero poco a poco las nubes negras que había visto se fueron abriendo y dejaron paso a un cielo azul intenso.
Por último, agradezco a todos mis compañeros del C.E.I.P. Alonso de Aguilar la ayuda que me han prestado para realizar mi labor.
Primer plano de José Antonio Cabezas
José Antonio Cabezas
Colegio Alonso de Aguilar
Aguilar de la Frontera (Córdoba)
Leer más

Las esculturas del jienense Juan Moral, en el Museo Tiflológico de la ONCE hasta el 21 de marzo

El Museo Tiflológico de la ONCE expone la obra escultórica del jienense Juan Moral, en la muestra “Litospacios-Monumentos”, un conjunto de 15 trabajos que puede visitarse desde el 21 de enero al 21 de marzo, de martes a viernes (excepto festivos) de 10:00 a 14:00 horas y de 17:00 a 20:00 horas; y sábados de 10:00 a 14:00 horas.
Escultura Torre del SaberJuan Moral (Torredelcampo, Jaén 1941), cursa la carrera de arquitecto técnico en Madrid; realiza cursos de Historia del Arte que imparte el profesor Moreno Galván, y Técnicas Plásticas en la Escuela de Artes Decorativas.
Inicia un camino que le lleva de lo dibujístico a lo pictórico, de la figuración a la abstracción. Comienza su trabajo de escultor interesado en las formas orgánicas. Trabaja con piedras y minerales, con los que logra los “litospacios”, composiciones bidimensionales de piedra sobre soporte metálico, que llevó a su máxima expresión en los murales integrados en la arquitectura. Posteriormente derivaron en esculturas y monumentos que pueden contemplarse en diversos espacios urbanos.
Juan Moral en la sala de exposiciones entre sus esculturas
Esculturas de planos curvados y tensionados, revestidos con material pétreo, forman su obra de tensiones y equilibrios. Posteriormente realiza obras escultóricas que parten de formas geométricas para buscar sugerencias orgánicas.
Juan Moral comienza una serie de esculturas en hierro tratado, que parte de volúmenes geométricos a modo de hitos. Son las Estelas Íberas. Columnas, troncos de cono, pirámides, paralelepípedos, etc., formas únicas o fusionadas vaciadas y mordidas con grafismos del alfabeto íbero, que permiten asomarse al interior de la escultura.
Imagen de la escultura denominada elevaciónEntre sus obras, destacan Monumento al Pescador “El Copo” (Algeciras 1988); Monumento a los pueblos Iberoamericanos, (Coslada 1990), que expresa el encuentro y el mutuo descubrimiento de América y España; Torre del Saber (Universidad de Jaén 1998); y A la Historia de Torrelodones (2004), en homenaje a la localidad madrileña en la que reside.
Juan Moral cuenta con un elevado número de exposiciones, como la celebrada en 2007 en la Sala Municipal de Torredelcampo; las del Museo Provincial de Jaén y la Casa de la Cultura de Torrelodones (Madrid), ambas en 2004; o en las galerías Rayuela de Madrid; Roglán Claris de Barcelona; o The Winter Tree Gallery, de Nueva York. Más de 50 exposiciones han mostrado su obra.
Leer más