Primer balance de 2008: Más de 3.600 nuevos empleos en España a pesar de la difícil situación económica

Foto de familia del equipo directivo

En la última reunión del año del equipo directivo de la ONCE en Andalucía, el delegado territorial, Patricio Cárceles, pidió a los responsables de la gestión que trasladaran a todos los trabajadores su gratitud por el trabajo y el esfuerzo realizados durante 2008.
A nivel nacional, la ONCE y su Fundación cierran el año 2008 con la creación de más de 3.600 nuevos empleos a pesar de la difícil situación económica que se atraviesa, para elevar el número de puestos de trabajo directos e indirectos de la Organización hasta los 118.000. ONCE y su Fundación se convierten así en el mayor agente español por nivel de empleo que, además, incorpora al mercado laboral a más de 93.000 personas ciegas y con otras discapacidades.
Esta mejora del empleo se ha logrado a pesar de que se prevé cerrar 2008 con unos ingresos por ventas de las diferentes modalidades y productos de juego de la ONCE de unos 2.100 millones de euros, lo que supone una caída aproximada del 2,5% respecto a los resultados del ejercicio anterior. (De este importe, casi la mitad se destina a premios).
Se trata por tanto de una ligera caída en los ingresos de la Organización, afectados por la situación de crisis general y en un mercado como el del juego, de fuerte competencia en los últimos tiempos en España por el impacto, principalmente, de juegos de carácter supranacional (Euromillones) y la irrupción de otros basados en Internet, el teléfono móvil y otras tecnologías, que disfrutan de una inexistente regulación.

La merma en los ingresos del año 2008 supone que la ONCE entra de nuevo en la senda de mermas de ingresos (registradas en los ejercicios 2002 a 2005), que se pudo recuperar en los años 2006 y 2007 gracias a la puesta en marcha de las loterías instantáneas. En este contexto, la Organización negocia ahora con el Gobierno alcanzar mayor libertad en el mercado del juego con acciones como un sorteo “extraordinario” de Navidad o poder mejorar los botes y premios con más agilidad.
La caída en los ingresos de 2008 coloca a la Organización en una situación ajustada para poder hacer frente con garantías a los servicios sociales comprometidos con los casi 70.000 ciegos que hay en España y, a través de la Fundación ONCE, con los cerca de cuatro millones de personas con discapacidad.

Objetivos de empleo y formación cumplidos

A pesar de ello, la Institución mantiene su compromiso de prestaciones sociales gracias a un gran esfuerzo de gestión y, sobre todo, intensifica año a año su apuesta por la educación, la formación y el empleo, las claves de la integración de las personas con discapacidad.

De hecho, el acuerdo firmado con el Gobierno para los años 2004-2011 comprometía a la Organización a generar 16.000 empleos y realizar 32.000 acciones formativas en esos ocho años. Justo en la mitad del periodo previsto, la ONCE y su Fundación han generado ya 14.000 empleos y ha realizado 124.500 acciones, lo que demuestra su alto grado de cumplimiento de lo acordado.
Por eso, se considera más que justificada la petición a la Administración de lograr mejoras en el capítulo de juego que le permitan mantener e incluso mejorar esta línea de actuación, tan beneficiosa para las personas con discapacidad y para la sociedad en general, puesto que mantiene en la actualidad a más de 93.000 personas con discapacidad incorporadas al tejido productivo y a la generación de riqueza para toda la ciudadanía.
Un modelo con el que la discapacidad aporta
La ONCE y su Fundación celebran este año su 70 y 20 cumpleaños, respectivamente, con la satisfacción de haber logrado en estas siete décadas –especialmente desde la llegada de la democracia a la Organización-, un modelo con el que las personas con discapacidad se han convertido en una parte más de la ciudadanía, que aporta riqueza con su empleo y con sus otras capacidades.

Todos los ingresos de la Organización se reinvierten íntegramente en servicios sociales para ciegos y otras personas con discapacidad. La Organización sumó en 2008 más de 3.000 nuevos afiliados (ciegos o personas con deficiencia visual grave), a causa de enfermedades, accidentes laborales o de tráfico, hasta alcanzar las casi 70.000 personas afiliadas. Para la atención directa este colectivo y al resto de personas con discapacidad se invertirán en 2008 más de 600.000 euros diarios, hasta un total que supera los 226 millones.
De estos, unos 153 millones se destinarán a atención a personas ciegas y deficientes visuales: 54,1 millones para la educación de casi 7.500 niños y jóvenes ciegos (el 96% en educación integrada); 41,9 millones se emplearán en mejorar la autonomía personal y el bienestar social; otros 22,7 millones tienen como objetivo impulsar el empleo y las tecnologías aplicadas al puesto de trabajo/estudio, así como prevenir la ceguera y atender a las personas con sordoceguera; y 34,3 millones más facilitarán el acceso a la cultura, el ocio, el arte y el deporte.

Además, la ONCE garantiza su compromiso de solidaridad con el resto de la discapacidad mediante la cesión del 3% del importe íntegro de los ingresos por ventas de juego a la Fundación ONCE; aporta también fondos a la Fundación ONCE para la Solidaridad con las Personas Ciegas de América Latina (FOAL), la Fundación ONCE del Perro Guía, la Federación Española de Deportes para Ciegos (FEDC), el Comité Paralímpico Español y la Federación Internacional de Deportes para Ciegos, hasta superar los 73 millones de euros.
Una afiliada, miembro de la Convención de la ONU
La ONCE y su Fundación han intensificado la actividad institucional y, en colaboración con el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi), han impulsado normativa que nos sitúa en el pelotón de cabeza a nivel internacional en materia de discapacidad.
La española Ana Peláez, miembro del Cermi y directora de Relaciones Internacionales de la ONCE, ha sido elegida recientemente como uno de los doce miembros que velará por el cumplimiento y la aplicación en España y el resto del mundo de la Convención de la ONU sobre Derechos de las Personas con Discapacidad, que entró en vigor el pasado 3 de mayo.

También se han conseguido hitos como la aprobación de la Estrategia Global para el Empleo de Personas con Discapacidad 2008-2012; el voto accesible en España por primera vez en la historia para las personas ciegas; y se ha impulsado la Responsabilidad Social hacia la discapacidad como uno de los objetivos principales. Todo ello sin olvidar la apuesta por la accesibilidad y el diseño para todos, con más de 1.000 acciones de mejora del medio físico (planes de accesibilidad, semáforos acústicos –ahora con mando a distancia por “bluetooth”-…), además de más de 250 planes para supresión de barreras arquitectónicas.
Finalmente, se colabora estrechamente con el Cermi en el desarrollo de la Ley de Autonomía Personal y Atención a la Dependencia, y se mantiene la vigilancia y acción conjunta con los poderes públicos para que se convierta en el auténtico cuarto pilar del Estado de Bienestar y no en un modelo graciable.
70/20 años de compromiso social con la discapacidad
La ONCE es una institución de carácter social y democrático sin ánimo de lucro cuya misión principal es facilitar y apoyar, a través de determinados servicios sociales especializados, la autonomía personal y la plena integración social y laboral de las personas con discapacidad visual. Un apoyo que se traslada al resto de discapacidades a través de Fundación ONCE, a la que destina el 3% de los ingresos por ventas de juego.
Para la ONCE y su Fundación, los principales pilares en los que se sustenta esta integración son la educación y el empleo que, conjuntamente con accesibilidad universal y diseño para todos, suponen la normalización de las personas con discapacidad en la sociedad, con derechos de plena ciudadanía.