Europa entró en las vitrinas de un Club que supera ya los 25 títulos oficiales

Foto de familia del equipoSi por noviembre de 1987, cuando un grupo de agentes vendedores del cupón de la ONCE decidió crear en Sevilla un club de baloncesto en silla de ruedas, alguien le hubiera dicho que 21 años después poseería una sala de trofeos tan amplia y rica como la suya, pocos de aquellos ilusionados deportistas hubieran pensado que se les estaba hablando en serio. No en vano, el C.D. ONCE-Andalucía, entonces gestado sobre el nombre de C.D. ONCE-Sevilla, ha conquistado en este periodo de tiempo ocho campeonatos de Liga, seis copas de S.M. El Rey, una Copa de Europa André Vergauwen y once copas Andaluza. Su última hazaña, precisamente, la protagonizó en el pasado puente del 5 al 8 de diciembre, cuando en el CRE Luis Braille reeditó triunfo y ganó por octavo año consecutivo el máximo torneo autonómico andaluz. Derrotó en la final al Vistazul de Dos Hermanas, ampliando su lista de títulos.
Tres campeonatos conquistados en 2008
Con el reseñado triunfo en la Copa Andaluza, el C.D. ONCE-Andalucía ha ganado tres de las cuatro competiciones en las que ha tomado parte en este 2008 que está agonizando (sólo se le resistió la Copa del Rey, perdida en la final ante el C.D. Fundosa Once). Al éxito cosechado en Andalucía hay que sumarle la Liga, ganada de manera espectacular en la temporada donde más igualdad ha habido en las últimas décadas, y la Copa de Europa André Vergauwen. Sin duda, la Liga española es el título que más suele festejarse, por su mayor duración, por el rival con el que normalmente se mantiene el pulso, el poderoso C.D. Fundosa Once de Madrid, o por la gran competitividad que existe en España desde hace varios cursos (F.C. Barcelona, C.P. Mideba Extremadura, Aldasa Amfiv Vigo, Sandra Gran Canaria, Peinsa La Unión…). Pero el hito más relevante de estos últimos 365 días ha sido la Copa de Europa André Vergauwen. Ésta es la segunda competición más importante del baloncesto en silla de ruedas europeo, y en ella compiten clubes de un gran poderío económico y de una enorme experiencia en estas lides.

Pepe Navarro, un jugador de indudable valor para el equipo andaluz

La cita con el baloncesto de elite del continente se presentaba en este 2008 como esa espina que había que sacar de cualquier manera. No se marcaba ese objetivo lejano del título, ni mucho menos. Pero, sí existía en el seno del club auriverde el deseo de, al menos, pasar la criba de la primera fase y meter la `silla´ en la ronda final, en la que se juega la supremacía de ser uno de los más grandes del concierto baloncestístico europeo.
La primera etapa estuvo en Klosterneuburg, bella y coqueta ciudad turística de Austria. Allí, los entonces pupilos de Manu Balderas (sustituido en el pasado verano por el italiano Matteo Feriani) dominaron su grupo con una solvencia que les dio la etiqueta de favorito al título para la fase decisiva. Porque, efectivamente, los Diego De Paz, Bill Latham, José Manuel Vargas, Rafi Muñoz, Pepe Navarro, Tania Romero, Sergio Beiro, Israel Sánchez, Lolín Afonso y Álvaro Pernía fueron campeones invictos de su grupo. Y eso que tuvieron que enfrentarse a enemigos de mucho peso en el básquet internacional (Santo Stefano de Italia, Conveen Sitting Bulls de Inglaterra, Rollis Zwickau de Alemania y el anfitrión, el Les Aigles de Meyrin). Heróicamente se selló la clasificación para París.
Sonia Ruiz y Expósito Vistazul en una simpática imágen en la final de la copa andaluzaEn la monumental capital francesa, el protagonismo del C.D. ONCE-Andalucía había aumentado, y con él, sus opciones de hacer la proeza. Su papel estelar en Austria había provocado el recelo en sus rivales. Y no fue mala opción ésta, ya que el plantel andaluz, en el emblemático Pierre de Coubertain, volvió a salir invicto de la fase de grupos, al ganarle al Antilope de Holanda, al Anmic Sassari de Italia y al KIK Zmaj Gradacac. En semifinales se cruzó con el segundo del otro grupo, el Sandra Gran Canaria, al que derrotó por 79-66, y en la final, nuevamente el histórico Sassari, al que le venció, por 78-62, cantando así el alirón.

Espíritu de superación

Imagen del australiano Bill Latham, mejor jugador extranjero Ésa ha sido la máxima del C.D. ONCE-Andalucía. Lejos de acomodarse en el glamour del triunfo, sus jugadores siempre han poseído una profunda capacidad para superar obstáculos. Cada éxito se celebra como si fuese el primero en sus vitrinas. De ahí que esa idea de buscar cada año un nuevo objetivo le sirva de motor. Para 2009, las metas están nuevamente trazadas en el ámbito nacional, con la renovación del título de Liga y le recuperación del cetro copero. En Europa, se vivirá el más difícil todavía. Se aparcará el triunfo en la André Vergauwen para competir de igual por igual en la Copa de Europa de clubes campeones de Liga, la C1. Para ello, los andaluces ficharon en verano a un experimentado técnico, como Matteo Feriani (campeón de Italia en la pasada campaña con el Dream Team Taranto), a un viejo zorro del básquet mundial, el medalla de bronce en Pekín con Gran Bretaña, John Pollock, y ha recuperado a la extraordinaria Sonia Ruiz.

El reto está ahí. El trabajo y la ilusión están garantizados. Otra cosa será lo que dictamine la ley del deporte.
L. Julio del Zapatero Moya