La ONCE estudia colaborar con el Centro Andaluz de Biología Molecular que investiga la ceguera

Dos investigadores trabajando en uno de los laboratorios del centro

El delegado territorial de la ONCE en Andalucía, Patricio Cárceles, y el presidente del Consejo Territorial, Alberto Morillas, visitaron el pasado 9 de diciembre las instalaciones de CABIMER, ubicado en el parque tecnológico de Isla de la Cartuja, en Sevilla, guiados por su director, el científico británico Shomi Bhattacharya, con quien mantuvieron después un reunión de trabajo. “Ha sido un encuentro de un gran valor institucional para la ONCE”, dijo Patricio Cárceles, quien aseguró que “se van a explorar vías de colaboración para trabajar conjuntamente en la investigación de la ceguera para que Andalucía sea también en términos de investigación y desarrollo un referente a nivel mundial”. Por su parte, el presidente del Consejo Territorial resaltó la importancia que toda investigación en este campo representa para el colectivo de afiliados de la ONCE y la mejora de su calidad de vida.
CABIMER, el Centro Andaluz de Biología Molecular y Medicina Regenerativa, es un centro mixto de investigación fruto de la alianza y cooperación de las Consejerías de Salud e Innovación, Ciencia y Empresa; el Consejo Superior de Actividades Científicas (CSIC) y las Universidades de Sevilla y Pablo de Olavide.
Gestionado por la Fundación Progreso y Salud, organización central de apoyo y gestión a la investigación en el Sistema Sanitario Público andaluz, CABIMER es uno de los pilares fundamentales del Programa Andaluz de Terapia Celular y Medicina Regenerativa, enmarcado en la Iniciativa Andaluza en Terapias Avanzadas.

Otra investigadora trabajando en otro de los laboratoriosEste centro, referente en la investigación biomédica a nivel europeo, consta de cuatro departamentos: Biología Molecular, Señalización Celular, Células Troncales y Terapia Celular y Medicina Regenerativa, así como de siete unidades de apoyo entre las que cabe destacar la unidad de genómica funcional y unas salas blancas para la realización de ensayos clínicos de terapias celulares siguiendo normas de correcta fabricación o GMP (Good Manufacturing Practices) y han de contar con la validación de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios.

Con 14 laboratorios, en la actualidad cuenta con 130 profesionales, de los que 119 son personal investigador (el 60% mujeres y el 40% hombres), la actividad divulgativa de este centro es muy profusa. Así, hay más de 40 publicaciones en revistas científicas internacionales, varios capítulos en diversos libros y ha celebrado más de 50 seminarios científicos.
Un hito científico
En lo que respecta a los estudios sobre patologías degenerativas de la retina, el centro ha desarrollado uno de los hitos científicos más destacados: el descubrimiento del gen de mayor tamaño en el ojo humano (Gen EYS) causante de la forma más habitual de ceguera hereditaria. Este hallazgo ha sido posible gracias al trabajo del equipo de investigación del doctor Guillermo Antiñolo, director de la Unidad Genética, Reproducción y Medicina Fetal del hospital Virgen del Rocío en colaboración con el científico británico y director de CABIMER, Shomi Bhattacharya.
Las principales líneas de investigación que el profesor Bhattacharya desarrolla como Investigador Principal en CABIMER se centran en la identificación y caracterización de genes implicados en enfermedades oculares hereditarias y en el estudio de las consecuencias funcionales de estas mutaciones en consonancia con la labor que he venido realizando hasta la fecha.
Los consejeros de Salud e Innovación de la Junta con el director de CABIMER en una visita a sus instalaciones
“El registro genético de pacientes con enfermedad de los ojos disponible en el laboratorio proporciona un recurso único y la oportunidad para llevar a cabo investigaciones de genética molecular para este fin –explica el profesor Shomi Bhattacharya al Boletín Digital de la ONCE-. La estrecha interacción entre mi grupo de investigación clínica y compañeros de los distintos hospitales ha sido crucial para nuestro éxito y la base de nuestra contribución a la investigación trasnacional”.
A su juicio, los procedimientos de mapeo genético y la identificación de genes de enfermedades a través de un enfoque convencional de la clonación posicional o la más innovadora base bioinformática basada en la utilización de la información disponible en las distintas bases de datos del Genoma Humano, están resultando “muy valiosas”. Bhattacharya considera que junto con los profesionales clínicos del Departamento de Oftalmología en Sevilla y otros centros de oftalmología en España, la evaluación de grandes variedades de genes adecuados a los diferentes tipos de enfermedades hereditarias del ojo (enfermedades degenerativas de retina, retinitis pigmentosa, cono, cono-vara distrofias y distrofias macular, distrofias de la cornea, cataratas congénitas, atrofia óptica dominante y glaucomas hereditarios) “pueden llevarse a cabo para facilitar la identificación de estos genes”.