Almería pone en marcha un proyecto pionero para que los niños se comuniquen a través de la música

Niños, madres y monitores, sonrientes en medio de la claseLa Dirección Administrativa de la ONCE en Almería, conjuntamente con la Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir, puso en marcha el pasado 10 de octubre un programa pionero de Musicoterapia en grupo que pretende explorar nuevas vías de comunicación y de expresión corporal a través de la música. Se trata de una técnica novedosa, con gran tradición en países como Argentina, Finlandia, Alemania y Francia, pero con mínima implantación en España, salvo alguna experiencia puntual impulsada por la universidad de Cádiz.

Lo que diferencia a este taller de otro tipo de iniciativas encaminadas a mejorar las posibilidades de comunicación de los menores es que utiliza la música como recurso para ayudarles en su rehabilitación y desarrollo, haciendo especial hincapié en el uso del lenguaje y habilidades motoras para que se muevan con soltura y libertad.
El taller pretende así proporcionar a los niños una práctica para que establezcan relaciones sociales con otras personas y con su entorno y afianzar de paso su personalidad a la vez que ampliar sus habilidades de comunicación. En dos grupos, de 5 a 10 años, y otro con chavales de 17, se desarrollan actividades enfocadas a sus necesidades específicas de forma personalizada, siempre con la música como recurso. A través de canciones infantiles, de la música de Vivaldi y también de alguna canción pop, los participantes van descubriendo nuevas formas de expresión corporal y de comunicarse con sus compañeros.

Un niño sentado de piernas abiertas escucha la música junto a su monitora“La música no cura, pero a través de la música, con el movimiento y el ritmo, podemos transmitir y comunicarnos”, explica Isabel Rubira, coordinadora del taller. En el taller participan una musicoterapeuta, profesores, una sicóloga y una animadora sociocultural.

Esta actividad se viene desarrollando en el salón de actos de la ONCE en Almería todos los viernes de octubre y noviembre entre las 17.00 h. y 19.00 h. con una participación de 20 niños en edades comprendidas entre los 5 y 17 años, de los que 15 son afiliados. En el taller participan además los padres con una doble intencionalidad; de un lado, que puedan observar el desarrollo musical y personal de sus hijos fortaleciendo su vínculo paternal y maternal; y de otro, que puedan ayudar a desarrollar las técnicas aprendidas después en sus domicilios para seguir cultivando nuevas aptitudes de comunicación en los menores.
Varios niños atienden las explicaciones de su monitora