La III Muestra Estatal de Teatro Infantil enseña la fortaleza artística de las agrupaciones de la ONCE

Intervención de Ángel Sánchez en la inauguración, junto al delegado territorial y al delegado de la Junta en SevillaDespués de Valencia 2004 y Alicante 2006, llegó con fuerza Sevilla 2008. Cuatro agrupaciones teatrales de la ONCE en Almería, Cádiz, Baleares y Sevilla, integradas por 54 niños ciegos y deficientes visuales, de 7 a 17 años, representaron cuatro obras de teatro en escenarios de Alcalá de Guadaira, Dos Hermanas, Santiponce y Sevilla.

En el acto de inauguración, el director general de la ONCE, Ángel Sánchez, y el delegado territorial de la Organización en Andalucía, Patricio Cárceles, defendieron el teatro como un “instrumento eficaz” de integración social y normalización para las personas con discapacidad.

Sánchez subrayó la creatividad y profesionalidad de los participantes en la Muestra y reiteró el compromiso de la Organización Nacional de Ciegos con el teatro “como una herramienta para descubrir nuevos valores pero también para ayudar a la autonomía de las personas con discapacidad y a su integración en la sociedad”.

Para el delegado territorial de la ONCE en Andalucía, el teatro ejerce un enorme potencial como agente socializador; fomenta la capacidad para pensar, desarrolla la imaginación y la creatividad, ayuda a comunicar, refuerza las habilidades sociales, facilita el trabajo en grupo y favorece las relaciones sociales. “En la ONCE creemos en el teatro porque nos brinda mejores condiciones para superar las barreras que nos va colocando la vida a las personas con más dificultades”.
La Muestra se realizó en colaboración con el Gobierno andaluz, Cajasol y los ayuntamientos donde se representaron las obras. El delegado del Gobierno de la Junta de Andalucía en Sevilla, Demetrio Pérez, elogió la apuesta de la ONCE por la cultura y se mostró “muy orgulloso” por la capacidad creativa de los integrantes de las distintas agrupaciones.

Espectacular puesta en escena de Menudo TrajínTras el acto de inauguración, los gaditanos de Menudo Trajín interpretaron ‘Un cuento chino’. A la misma hora, los mallorquines de Es Mussol protagonizaban ‘Vamos a contar romances’ en otra sala de Sevilla, mientras los sevillanos de Cachiruela representaban su obra ‘Entre hadas y duendes’, y los almerienses de ‘Las Cacatúas Parlantes’ actuaban en Dos Hermanas. Arrancaba así una muestra que atrajó la atención de los medios de comunicación y, sobre todo, el entusiasmo del público que llenó todas las salas en todas las representaciones.

Al margen de las obras, actores y técnicos disfrutaron de una agenda lúdica paralela, como una actividad lúdica medioambiental en el Centro de Naturaleza La Juliana, en Bollullos de la Mitación, u otra actividad experimental, de ciencia divertida, en la sede del Centro de Recursos Educativos de la ONCE, donde se alojaron durante su estancia en Sevilla. La lluvia condicionó el programa previsto, que incluía una visita a Isla Mágica, pero no las ganas de diversión y el buen ambiente que presidió las jornadas de convivencia que mantuvieron todos los participantes.

Escena colorista de los divertidos miembros de CacatúasEl punto final lo puso la obra ‘El secreto del dragón’ de la agrupación Las Cacatúas Parlantes, en el escenario de la Delegación Territorial de la ONCE en Andalucía. La historia del reino de Fofa, amenazado desde hace cien años por un supuesto terrorífico dragón, en el que su rey debe hacer frente, con la ayuda del público, a esa terrible fiera, cosechó largos aplausos y muchas risas en un abarrotado salón de actos.

El taller de teatro infantil Las Cacatúas Parlantes, está integrado por 17 niños, alguno de ellos con síndrome de down, otros ciegos o deficientes visuales, y alguno también sin discapacidad, una muestra de la integración social que impulsa la ONCE a través del teatro. “Esta ha sido una excelente Muestra de teatro de integración”, dijo la vicepresidenta tercera del Consejo General de la ONCE, Yolanda Martín, en el acto de clausura. “Con vuestro trabajo demostráis que es posible una sociedad en armonía”.
Lola Mendoza recoge la estatuilla de manos de la vicepresidenta tercera del Consejo General en presencia del presidente del Consejo Territorial

Finalizada la Muestra, el presidente del Consejo Territorial de la ONCE en Andalucía, Alberto Morillas, y la vicepresidenta tercera del Consejo General, Yolanda Martín, entregaron estatuillas a los directores de las cuatro agrupaciones participantes. Morillas animó a los afiliados más jóvenes a que se sumen a los talleres de teatro como una vía de integración social.

Los directores opinan
La directora de la Las Cacatúas Parlantes, Loreto Suárez, considera que “lo más emocionante ha sido el compañerismo con el que viven estas Muestras los participantes. “Me emociona verles tan integrados”, dice. A su juicio, la experiencia ha sido muy enriquecedora “primero porque se divierten y segundo porque aprenden un montón de valores”.

Predominio del rojo sobre el escenario de Es Mussol

Para el director de Es Mussol, Bernat Pujol, la presencia de los mallorquines en Sevilla ha sido “muy agradable”, en primer lugar porque les ha permitido conocer el Centro de Recursos Educativos de Andalucía –”un sitio fantástico”, reconoce-, pero, sobre todo, porque el público ha respondido y ha llenado los teatros. “Ha sido una experiencia fantástica y los niños están contentísimos”, dice.

Belén Pérez, directora de Menudo Trajín, se declara “encantada” desde todos los puntos de vista. “El público ha respndido muy bien, estamos muy contentos -dice-. Al contrario de lo que decía Vangal, todo negativo, nada positivo, nosotros decimos al reves, todo positivo, nada negativo”. A su juicio la obra funciona muy bien con el espectador infantil y permite que los niños se integren en la obra. “Eso a los actores les emociona”, reconoce.
Las burbujas caen sobre el escenario en un momento de la representación de Cachiruela
La directora de la Agrupación Infantil Cachiruela, Lola Mendoza, se confesó “muy orgullosa” de la representación de sus “pequeños-grandes actores”, como llama ella a los jóvenes de entre 7 y 13 años que integran la agrupación. Su trabajo, dice, es el resultado y la recompensa de la entrega y el esfuerzo que los niños han realizado. “Han demostrado todo su ingenio, espontaneidad y buen hacer, y lo más importante es que han disfrutado y han hecho disfrutar al público. Un DIEZ por Cachiruela”, afirma encantada.

La jefa del Departamento de Promoción Artística de la ONCE, Reyes Lluch, resume muy bien lo que ha significado esta tercera edición. “El nivel artístico de los jóvenes actores participantes en esta tercera Muestra está en una línea muy interesante de trabajo en la que los niños han crecido artísticamente, han disfrutado y nos han hecho disfrutar”, concluye.
Un aspecto de la sala Joaquín Turina llena de público infantil, donde se celebró la inauguración