La ONCE imparte dos talleres en las Jornadas sobre prototipos de lenguaje para ciegos en la Universidad de Cádiz

La Facultad de Ciencias de la Educación del Campus de Puerto Real acogió las primeras jornadas internacionales ‘Prototipos en el lenguaje y representación de las personas ciegas’, un encuentro que abordó el problema de la deficiencia visual desde la perspectiva de la Psicología Cognitiva y la Neurociencia, tanto para la expresión gráfica como para la comunicación lingüística de los niños ciegos.

El rector de la Universidad de Cádiz en la presentación de las jornadasLas jornadas, que presentó el rector de la Universidad de Cádiz, Diego Sales, estuvieron precedidas por dos talleres impartidos por la ONCE, uno sobre pautas de comportamiento con personas ciegas y técnicas guía, y otro para explicar el método braille. De esta forma, los participantes pudieron acercarse al problema de la deficiencia visual incidiendo en el conocimiento del prototipo y la forma especial de conocimiento que comporta, como imágenes mínimas, patrones mentales, categorización, esquematismos, conocimiento social mediante estereotipos o símbolos. El curso contó con la participación de profesionales expertos procedentes de Europa y América que analizaron la situación actual a través de conferencias plenarias, comunicaciones, posters y mesas redondas.
El director de la ONCE en Cádiz con los participantes de la ONCE en las JornadasIsabel Periñán fue la responsable del taller de pautas y técnicas guía y junto con Milagros Pérez fue también la responsable del taller de braille. Por su parte, el psicólogo de la ONCE Francisco Padilla impartió una conferencia sobre el papel de la familia y la adaptación del niño ciego, mientras que Isabel Periñán participó en la mesa redonda sobre accesibilidad e integración y Socorro Vargas y Antonio Trueba participaron en la mesa sobre las nuevas tecnologías como apoyo al desarrollo cognitivo de las personas ciegas o con deficiencia visual.

En la inauguración de las jornadas, el director de la ONCE en Cádiz, Francisco Arroyo, confió en que este tipo de iniciativas sirvan “para que en el futuro en ningún centro educativo ningún discapacitado visual se sienta como una carga para los educadores, por la incertidumbre que les produce el desconocimiento en el adecuado trato del alumno”. A su juicio, aunque los profesores de apoyo de la ONCE palian estas situaciones, es necesario ayudar en el adiestramiento en las etapas de formación y en el reciclaje de los educadores.