La ONCE ofrece su colaboración para mejorar la accesibilidad de los Metros andaluces

Vehículo del Metro haciendo pruebas en un ramal técnico

Manuel Chaves recibió a Patricio Cárceles y Alberto Morillas en la Casa Rosa, sede de la Presidencia de la Junta de Andalucía, acompañado por la consejera de Obras Públicas, Concepción Gutiérrez y el consejero delegado de Metro de Sevilla, Rafael Candau. Meses atrás el delegado de la ONCE en Andalucía, había trasladado al presidente de la Junta su preocupación por el grado de accesibilidad que los nuevos sistemas de transporte garantizarán a las personas con movilidad reducida y solicitó información sobre las medidas de seguridad previstas para facilitar el mejor uso de las instalaciones por parte del colectivo de personas con discapacidad en general, y de los ciegos en particular.

Y en respuesta a esa demanda, Manuel Chaves compartió con los responsables de la ONCE una reunión informativa sobre las líneas de Metro que se están construyendo en la Comunidad Autónoma y el Plan de Seguridad y Accesibilidad de las estaciones de la línea 1 del Metro de Sevilla, elaborado por la Junta, que será referente para el resto de líneas. El plan ha introducido uno de los elementos más innovadores en materia de seguridad del transporte ferroviario; el sistema de puertas andén, que se instalará en las 22 estaciones de la línea 1, con una inversión de 18 millones de euros, y que sólo lo disfrutan en la actualidad los Metros de Londres, París y Hong Kong.

Puertas andén
e trata de unas mamparas de seguridad –de aluminio y cristal- que separan el andén de la vía. Estos dispositivos constan de unas puertas que se abren de forma sincronizada con las puertas del vehículo cuando el Metro llega a la estación y realiza su parada. Las puertas también se cierran de forma sincronizada con la clausura de las puertas del vehículo, cuando éste abandona la estación para continuar con su recorrido.

Para la Junta, este sistema supone un plus de seguridad ya que aporta la protección más eficaz para evitar la caída de pasajeros a las vías y refuerza los elementos destinados a evitar accidentes de las personas con movilidad reducida. “Se ha puesto toda la voluntad y toda la técnica al servicio de la accesibilidad, un elemento que hemos tenido siempre presente durante el diseño de la línea”, aseguró a los periodistas el consejero delegado del Metro, Rafael Candau, al término del encuentro.

La Consejería de Obras Públicas ha introducido también en el diseño del Metro todos los elementos necesarios para eliminar las barreras arquitectónicas, como la creación de rampas suaves en los accesos a paradas y andenes, las plataformas bajas en los vehículos o la adaptación de las máquinas expendedoras para atender las necesidades de las personas ciegas con un sistema de billetaje en braille. En las estaciones subterráneas habrá un ascensor desde el nivel de la calle al primer vestíbulo y otro desde este espacio al andén, y se colocarán barandillas de 1,20 metros de altura en zonas con desniveles que puedan ocasionar caídas.

Además se reservará un espacio junto a las puertas de los vehículos para dos sillas de ruedas, se instalará un pulsador especial de solicitud de parada para las personas con movilidad reducida –para advertir al conductor y disponer de un mayor tiempo de bajada- y, tanto en las estaciones como en el materia móvil, se instalarán equipos de señalización, megafonía y cartelería de información al viajero.

Manuel Chaves conversa con Patricio Cárceles en su despacho oficial
Foto: Oficina del Portavoz

Tras el encuentro, el delegado de la ONCE en Andalucía se mostró “tranquilo y satisfecho”, aunque Patricio Cárceles ofreció a Manuel Chaves la colaboración de la ONCE y su Fundación para contribuir a mejorar las condiciones de accesibilidad de los Metros en construcción en Andalucía, en principio el de Sevilla, que es el que se encuentra en fase de ejecución más avanzada, ya que entrará en funcionamiento en septiembre del próximo año.

En este sentido, expresó su disponibilidad para concretar esa colaboración a través de un convenio que ponga a disposición de la Junta la experiencia de la ONCE y su Fundación en materia de accesibilidad. El delegado de la ONCE en Andalucía defendió un Metro “plenamente accesible” que sirva también de “motor de empleo para las personas con discapacidad” y confió en que el Metro de Sevilla sea un referente de accesibilidad “modélico” para las personas con discapacidad y para el resto de Andalucía.

Cárceles aprovechó su reunión con el Gobierno andaluz para reivindicar un nuevo concepto de accesibilidad. “Ya no se trata de que las autoridades realicen obras o planes de accesibilidad, sino de que las administraciones en su conjunto aborden la accesibilidad como un eje vertebrador e integral en su toma de decisiones. Se trata –concluyó- de incorporar nuevos enfoques desde la perspectiva de la accesibilidad universal y del diseño para todos”. A su juicio, ese cambio de cultura requiere imaginación, soluciones técnicas innovadoras, voluntad, recursos y compromiso.

Por su parte, el presidente del Consejo Territorial de la ONCE en Andalucía, Alberto Morillas, confió en que la apuesta de la Junta por la accesibilidad asegure la movilidad de los afiliados en las líneas de Metro “en condiciones plenas de seguridad” y contribuya a mejorar su calidad de vida en la medida en que facilitará sus desplazamientos por las ciudades andaluzas que van a contar con este nuevo sistema de transporte público.

Espectacular vista del interior del túnel ejecutado con tuneladora construido en Sevilla