Nuevo convenio para desarrollar al máximo las capacidades de los alumnos de Educación Especial

Foto de familia de los firmantes del acuerdo con la consejera de Educación
La consejera de Educación de la Junta de Andalucía, Cándida Martínez, suscribió el pasado 1 de junio un acuerdo entre la Consejería y las entidades representativas del alumnado con necesidades especiales asociadas a la discapacidad para mejorar el funcionamiento de los centros docentes sostenidos con fondos públicos que escolarizan a este alumnado y la corresponsabilidad de las familias en la educación.
Por parte de la ONCE, el delegado territorial en Andalucía, Patricio Cárceles, se sumó a la firma del convenio junto a Antonio Gijón, en representación de Andadown, José María Porra, por Aspace, Mercedes Molina, por Autismo Andalucía, Mercedes Molina, Alfredo Gómez por FAAS y Gonzalo Rivas, como secretario general de la Canf-Cocemfe Andalucía.
Como una de las medidas principales, el acuerdo pretende conseguir que los centros que escolarizan al alumnado con necesidades educativas especiales asociadas a la discapacidad se conviertan en lugares de participación, en los que trabajen juntos profesionales, familiares y el resto de los agentes educativos, así como lograr un desarrollo máximo de las capacidades del alumnado en el plano personal, social y laboral. Además, se prevé la creación en cada zona educativa de servicios de apoyo (formados por equipos de orientación, monitores de educación especial e intérpretes de la lengua de los signos) y de equipos especializados por cada provincia andaluza.
La consejera de Educación agradeció a las organizaciones sociales su contribución al anteproyecto de Ley de Educación de Andalucía, que ahora va a iniciar su tramitación parlamentaria, y aseguró que las aportaciones realizadas “enriquecerá” el texto “y hará que funcione mejor el sistema educativo”.
A juicio del delegado de la ONCE en Andalucía, Patricio Cárceles, el convenio supone un “avance significativo” al situar la participación y el control social como elemento determinante en la gestión de los centros docentes andaluces. En este sentido destacó los compromisos que asume la Junta de Andalucía en aspectos como la participación de las familias del almunado con discapacidad en el proceso educativo de sus hijos, en la vida de los centros y en los procesos de toma de decisión que afecten a sus hijos. El convenio también prevé mecanismos de formación de padres y madres en los aspectos relacionados con la atención de la discapacidad y asesoramiento y orientación respecto al cumplimiento de sus derechos y obligaciones como padres del alumnado con algún tipo de discapacidad.
También representa un avance en materia de accesibilidad a las nuevas tecnologías ya que la Consejería de Educación se compromete a incorporar a las aulas específicas de educación especial los recursos necesarios de las tecnologías de la información. En este sentido facilitará nuevos canales de comunicación electrónica con las familias favoreciendo las consultas, tutorías y trámites administrativos por Internet propiciando una relación más fluida entre las familias y los centros.